Follow by Email

sábado, 19 de noviembre de 2011

Hijos del dolor

Los niños que son testigos de violencia en sus hogares,  crecen pensando que la violencia es algo normal y si no son tratados pueden repetir el patrón de sus padres en la adultez

La violencia es el pan nuestro de cada día para muchas mujeres en todo el mundo. Muchos hogares se ven penetrados por la violencia física y sicológica, que no  solo afecta a la madre sino también a los hijos que cada día ven el sufrimiento de  quien les dio la vida.

Bartolina Marte, de  32 años sufre esa violencia en su hogar. ``Mi esposo es muy impulsivo, dos veces hemos peleado y me ha golpeado delante de los niños, nos hemos separados varias veces. Si no quiero tener relaciones con él, dice que tengo otro hombre, me echa agua en la cama cuando no quiero tener relaciones con él´´.

La UNICEF explica que cuando una madre, como Bartolina, es maltratada, su temor, dolor e inseguridad produce esa misma inseguridad y confusión en sus hijos.

La ONG “Save the Children” encargada de ayudar a niños refugiados, expone que los niños no son víctimas solo porque sean testigos de la violencia entre sus padres, sino porque "viven en la violencia”  y crecen creyendo que la violencia es “algo muy normal”.

La sicóloga Damaris del Rosario agregó que los varones tienen tendencia a repetir la conducta en su etapa de adultos, es decir a ser hombres maltratadores y violentos. Mientras que las hembras pueden sentir miedo de establecer relaciones formales o pueden asumir la violencia como algo normal y permitir que las maltraten.

Del Rosario insiste en que cuando hay violencia, todos los miembros de la familia deben recibir asistencia sicológica.

Casi todos pueden ser padres, mas no todos saben serlo. Muchos niños despiertan cada día con el deseo de ser felices y poder disfrutar de su niñez, pero en su familia reina la violencia.


 El Código para la protección de los derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes establece en su Artículo 59, Párrafo  II. “En todo  caso, la familia debe ofrecer un  ambiente de afecto y seguridad, que permita el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes”.



Trabajo colectivo de: kleybis Paola Suazo Mejía, Cecilio Ygnacio Berroa Recio, Evangelista Martes Castro, Keily Laura Peguero Pérez, Elvira Montes de Oca

No hay comentarios:

Publicar un comentario