Follow by Email

domingo, 18 de diciembre de 2011

Desnutrición Infantil a pesar de los avances económicos


La pobreza de los barrios marginados se asoma a las principales avenidas.  Niños pobres y en ocasiones desnutridos piden para sobrevivir.


“La desnutrición es la consecuencia más evidente del hambre y la pobreza.  En República Dominicana hay un 9.8% de niños desnutridos menores de 5 años”  

Con una mirada que conmueve y transmite tristeza,  de quien  anhela protección, sin moverse, sin interesarse por los demás niños, Anita, de cinco años, se encuentra interna en la Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Infantil Dr. Robert Reid Cabral, mejor conocido como La Angelita.  Padece desnutrición crónica. Tiene bajo peso y la estatura de una niña de tres años. Le falta comida en estos tiempos, dice el discurso oficial, de crecimiento económico para el país.  

Según el gobernador del Banco Central,  Héctor Valdez Albizu, la economía dominicana creció un 4.2% en el periodo enero-septiembre. El funcionario enfatiza en lo que tienen de positivo estas cifras y da respuesta a los que cuestionan los datos del Gobierno: Resalta que este crecimiento se notó de manera directa en la minería, con un incremento de un 73.9%,  zonas francas, agropecuaria, y manufactura local.

Pero ese crecimiento no es suficiente para frenar la pobreza. El último informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) explica que República Dominicana  se encuentra dentro de los cuatro países con niveles de pobreza extrema media-alta, con tasas de  entre 19% y  29%. Una de las consecuencias de la incidencia de la pobreza extrema en el país es que el  9.8% de los niños menores de 5 años están desnutridos.

El tema clave es político: distribución de la riqueza.  “Una de las razones por las cuales la República Dominicana todavía mantiene un bajo nivel de vida en comparación con los países de América Latina, es la mala distribución de las riquezas obtenidas de los avances macroeconómicos que el país ha registrado”, se puntualiza en el Informe de Desarrollo Humano 2010, “La verdadera riqueza de las naciones: Caminos al Desarrollo Humano”.

Cifras de la desnutrición. La doctora Lucía Domínguez, nutricionista en el Hospital Infantil Dr. Robert Reid Cabral, explica que aunque el Programa Mundial de Alimentos no sitúa a la República Dominicana entre las naciones con mayor índice de desnutrición, es necesario tomar en cuenta que  “los datos no son 100% ciertos, puesto que existen en el olvido una serie de casos que no son reportados por familias de escasos recursos que no pueden llevar sus hijos a consulta por la situación tan precaria en que viven”.

Informes de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) aseguran que en la República Dominicana más de dos millones de personas padecen de hambre. 

En el año 2009 se habían reportado en todo el país 104,442 casos de desnutrición infantil, 7,470 de estos, en el Distrito Nacional y 20,879 en el Gran Santo Domingo para unas tasas de siete y nueve casos por cada 100 menores de cinco años respectivamente. 

De acuerdo a un análisis del PMA, estas cifras muestran que debido a deficiencias alimentarias y nutricionales entre 56,000 y 74,000 niños y niñas tienen un definitivo retardo en el crecimiento y en las capacidades de aprendizaje y desenvolvimiento productivo.  

Para la doctora Domínguez, “La desnutrición es la consecuencia más evidente del hambre y la pobreza”. Esta enfermedad se caracteriza por causar un peso corporal menor al normal para la edad del individuo, sea adulto o niño, tener retraso en el crecimiento, estar extremadamente delgado y presentar falta de vitaminas y minerales.

La desnutrición no es solo un tema de campos remotos, también está presente en El Gran Santo Domingo.  En La Zurza, Simón Bolívar, Gualey y María Auxiliadora del Distrito Nacional; y  en  el barrio Palma Real de Santo Domingo Norte  y Buenos Aires en Santo Domingo Oeste, se registran la mayoría de casos de desnutrición infantil, en la zona más urbana del país, explica la nutrióloga Lucía Domínguez, según los casos reportados en el Robert Reid.

Esta pobreza, esta hambre tiene rostros que se asoman por las principales avenidas de la ciudad. A diario decenas de niños piden dinero en las esquinas de las principales avenidas del Distrito Nacional. 

Causas y consecuencias de la desnutrición. Además de la pobreza extrema que implica dificultades para adquirir alimentos básicos, existen otros factores que influyen en la desnutrición infantil: el desconocimiento en materia de nutrición, la no-lactancia materna, así como la maternidad en adolescentes impactan negativamente en la salud de los niños, según información del Hospital Robert Read Cabral.

La situación se complica por la presencia de ciertas enfermedades, como la diarrea, las infecciones respiratorias agudas, y las cardiopatías, especialmente en niños de familias pobres.   

Tal es el caso de Perlita, una bebe de cinco meses que a pesar de  su edad  solo tiene ocho libras y parece una niña recién nacida, a causa de una cardiopatía.   Su madre, Perla Maciel, una adolescente de quince años,  no puede costear ni el transporte para llevarla al hospital.  “Mi esposo me dio 300 pesos para que yo pudiera venir aquí y he tenido que hacer de todo para rendirlo, porque él no trabaja y me ayuda con lo que puede”, dice la quinceañera.

Según la encuesta Endesa un 12.2%  de los menores de 5 años con desnutrición crónica, son hijos de madres en edades comprendida entre 15 y 19 años. Niños hijos de niñas condenados a padecimientos tan graves como el retraso mental, la pérdida de memoria, y en los casos más extremos, la muerte, dice la doctora Domínguez. 

Consecuencias sociales y políticas públicas. Otra secuela de la desnutrición es la producción de  efectos negativos en la economía del país, según explica el director regional para América Latina y el Caribe del PMA, Pedro Medrano Rojas: “El análisis del Impacto Social y Económico de la Desnutrición Infantil en la República Dominicana demostró que si se logra la caída de un uno por ciento de este problema, influirá en un cuatro por ciento en la reducción de la pobreza a nivel general”, enfatiza el funcionario.

El Gobierno ha puesto en marcha algunos programas para disminuir el hambre y la desnutrición en el país, entre los que se encuentran “Chispita Solidaria” y Comer es Primero de Solidaridad, Programa de Alimentación Escolar y las acciones de los Comedores Económicos, el Plan Social de la Presidencia y el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (INESPRE).      

A un año de iniciado el programa Chispita Solidaria, este ha beneficiado a unos 85 mil niños que van desde recién nacidos hasta los cinco años de edad, y más de 4 mil mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, de acuerdo a un informe presentado por el Programa Mundial de Alimentos, quienes se encargan de la distribución de los productos.   

El PMA reconoció que el Gobierno dominicano desarrolla varios programas para reducir la pobreza, pero dijo que estos no tienen mucho impacto en la lucha contra el hambre y la desnutrición, porque no fueron diseñados para ello.

Pavel Isa Contreras,  oficial a cargo del PMA en la República Dominicana, indicó que la desnutrición crónica infantil se ha agravado en los últimos años en el país, y aseveró que esta situación es frecuentemente ocultada. En el Informe Nacional de Desarrollo Humano del 2005, República Dominicana se encuentra entre los 13 países en el mundo donde menos han aprovechado el aumento del ingreso per cápita en favor de su población.

Trabajo colectivo de:
Mónica Marlene Olivo Valenzuela
Glenys Luz Pichardo Ramírez   
Glenys Abreu Abreu    
Daniela David Hernández     
Marlene Altagracia Quiñónez Rodríguez                                                                                      

3 comentarios:

  1. Muy buena edición. Este tema debe preocupar a muchos, es nuestra realidad.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, es un trabajo muy humano que nos explica de una manera clara el drama de tantos niños, niñas y de tantas familias dominicanas.

    ResponderEliminar
  3. Profe. Viendo el pie de foto hay un pleonasmo. La pobreza de los barrios pobre.... creo que seria la pobreza de los barrios marginados u otra palabra.

    ResponderEliminar